La aplicación del Yin Yang


Nos vivimos en un universo dual, eso significa que todo tiene su opuesto, las energías de este nuestro mundo están en continuo equilibrio, si desapareciera completamente la oscuridad (o negatividad) y solo hubiera luz (amor) nuestro mundo tal y como lo conocemos desaparecería de nuestra vista. Dejando a un lado si eso sería lo mejor que nos podría suceder y centrándonos en el mundo dual que actualmente experimentamos, así es como la mente pensante va a comprender el equilibrio del Yin Yang o las energías opuestas:

Veamos la explicación según el feng shui…
La primera manifestación del Tao, del Chi (o energía vital) universal, que en su esencia es no dual, en un instante fuera del tiempo se divide y describe como dos fuerzas fundamentales, que son aparentemente opuestas y a la vez complementarias, que se encuentran en todas las cosas y se las denomina el Yin y el Yang.
Todo nuestro universo se rige por este patrón, no podemos hablar de luz si no hay oscuridad, la manifestación del sonido es posible porque hay silencio, experimentamos la sensación del calor porque también experimentamos su opuesto: el frío, identificamos el movimiento con su opuesto: la quietud. Decimos que vivimos porque experimentamos la muerte, entendiendo la vida como lo opuesto a ella, aunque en realidad la muerte es el contrario al nacimiento no a la Vida que no tiene opuesto, pero sigamos...
También hemos identificado dos sexos opuestos: femenino y masculino, Yin es el principio del femenino y Yang del masculino, en este nuestro mundo dual nada existe sin su contrario, pero a la vez todo se transforma constantemente, ya que en el propio Yin se encuentra la esencia de su contrario Yang, y viceversa. La conocida imagen dual nos muestra el punto blanco en la oscuridad negra y el punto negro en el interior de la luz blanca.
Del mismo modo hasta cualquier idea se puede ver como su contraria si se la observa desde otro punto de vista… por lo tanto … nada es absoluto en nuestro mundo dual y todo esta en constante cambio. En un universo así, el intento de conseguir un equilibrio muchas veces fracasa llevándonos a un estado de desesperación… pero artes como el feng shui nos ayudan a conocer y armonizar ese equilibrio en el espacio exterior para que lo manifestemos también interiormente en nuestra experiencia sentida de la vida.
Esta es la visión de la dualidad que experimentamos y en ella nos enseñan que aprendiendo las artes de equilibrio del Yin Yang podemos mantener una serenidad dentro de un mundo en constante cambio, como es la manifestación de este universo. Por lo tanto nos están diciendo que puedes influir mediante esta técnica en el equilibrio de la totalidad…. Vemos de nuevo como se introduce la idea de que conocer el arte del feng shui te da poder…

No quiero que pierdas de vista que el universo dual surgió de la Unidad y que el retorno a esa Unidad es la realidad última, esta pequeña reseña que hago es una clave que iremos recordando a lo largo del blog, ya que si nos perdemos en la dualidad jamás encontraremos solución a un problema porque la resolución del mismo generará su contrario… y así indefinidamente.

Por lo tanto, cuando trascendemos la dualidad y nos adentramos en una única polaridad es cuando encontramos la verdadera paz.

En este blog estaremos hablando continuamente de dualidad, ya que el feng shui es una técnica que se basa en ella, como todo lo que experimentamos en nuestro mundo. Pero en algunos momentos cuando vayamos a “resolver” o “curar” (como se denomina en feng shui ) la causa del aparente problema trascenderemos esa dualidad adentrándonos en la Unidad para disolver la causa en su origen: la separación dual.

Soy completamente consciente de que ahora no sepas de que te estoy hablando, pero a lo largo del blog si me acompañas, irás comprendiendo que el origen de todos los problemas que surgen y que aquí conoceremos simbolizados como la energía de las “estrellas” su causa está precisamente en el YIN – YANG o dualidad, y esta solo puede trascenderse eliminando la causa original, aunque en el feng shui la podemos “eliminar” simbólicamente en el espacio habitable en realidad es necesario deshacerla de su origen real: la mente. Y para hacer eso necesitaremos una ayuda espiritual, ya que sin ella solo damos vueltas alrededor de la dualidad, sin embargo, antes de llegar a este punto es necesario que conozcamos como experimentamos nuestro mundo.

Vamos a conocer pues  el juego de la dualidad.


Estos son sus principios:
El Yin y el Yang son opuestos.  Uno tiene el significado o asociación contraria al otro, todo lo existente en el universo dual tiene su opuesto, representado por una de las dos polaridades.
El Yin y el Yang son interdependientes. Uno depende del otro, es decir no puede existir sin su contrario, ya que su contrario es lo que hace que pueda identificarse.
El Yin y el Yang pueden a su vez subdividirse en Yin y Yang. Siempre podemos volver a subdividir cada parte y en su interior tendrá tanto yin como yang. Esta subdivisión puede hacerse infinitas veces…
El Yin y el Yang se consumen y se generan mutuamente. Como son interdependientes, ellos mismos se consumen y se generan a si mismos.
El Yin y el Yang pueden transformarse en sus opuestos. Cada uno de ellos como contiene parte del opuesto pueden convertirse en el opuesto en cualquier momento. Este concepto aunque en algún instante puede parecer liberador  (si lo estás pasando mal) pues en cualquier momento una situación que estás viviendo como negativa puedes  transformarla en positiva… ya imaginarás que también una situación positiva puede volverse negativa… y eso ya no es tan agradable… si, experimentamos un bucle…
En el Yin hay Yang y en el Yang hay Yin. Como nos muestra su imagen representativa en el interior de la oscuridad (negro) yin hay un punto de Yang. Y en la parte blanca del yang existe el punto negro del yin.

Que elementos o factores se asocian al Yin y el Yang ¿?

El Yin nos habla de oscuridad, de retraimiento, de interiorización, los aspectos mas reservados de nuestra existencia. Todo lo Yin se asocia a colores oscuros y serenos, iluminación indirecta, formas redondeadas, techos bajos o inclinados, también aspectos mas ornamentales, los detalles mas “femeninos” y mas trabajados de la decoración.

El Yang es la gran iluminación, los espacios abiertos y con mucha claridad, las formas angulosas e incluso puntiagudas, los techos altos y grandes ventanales. La claridad, el blanco, la luz.

No vamos a aportar cualidades positivas o negativas a ninguno de los dos aspectos ya que cada uno de ellos posee ambas. Lo Yin es lugar de meditación y silencio pero también puede ser de aislamiento y oscuridad de la persona. Lo yang es la luz el espacio, la risa y la claridad, pero también pueden ser los excesos de ruido, de fiesta y de aspectos punzantes o violentos de la persona. Pues en ambos (Yin y Yang) tenemos aspectos negativos y positivos cuando ambas energías se encuentran en nuestra espacio y experiencia de vida.

Hemos dicho que a la energía Yin le asociamos las características de quietud, calma, luz tenue y tranquilidad, podemos encontrar representadas estas características en  la naturaleza mediante los cinco elementos. En feng shui se utiliza la herramienta que denominamos los cinco elementos que asocia distintos objetos, colores, formas a los elementos naturales. En cada uno de los cinco elementos de la naturaleza podemos encontrar energía Yin o Yang.


Energía Yin en cada uno de los cinco elementos:
El agua – agua quieta, gotas de agua, el rocío de la mañana, los colores azules suaves…
La madera  - plantas delicadas, flores…
El fuego - las velas, las pequeñas luces de iluminación indirecta…
La tierra – colores tenues como el beige, la arena de un jardín zen…
El metal – las joyas, los brillantes, las pequeñas piedras o cuarzos…

Energía Yang en cada uno de los cinco elementos.
El agua – grandes casadas, el mar, grandes ríos…
La madera – arboles frondosos, un bosque…
El fuego – colores fuertes como rojo o naranja, la imagen de una gran hoguera…
La tierra – una montaña …
El metal – una espada, elementos metálicos pesados.
Podemos decir que la energía Yin o Yang se encuentra en cada uno de los cinco elementos.

Con esta pincelada sobre los cinco elementos en la próxima entrada al blog conoceremos con más detalle cada uno de ellos.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 9 periodos

El Bagua – cielo anterior y cielo posterior

Todo está vivo...