Los cinco elementos

Es necesario que entendamos la energía de la polaridad de cada elemento para que mas adelante podamos comprender porque funcionan las “curas” de feng shui y que es lo que representan.


Los elementos en armonía forman un ciclo natural  de creación y equilibrio, si ese ciclo se rompe o no está en buena disposición obtenemos unos resultados en el espacio / energía que calificamos como desfavorables.
Es primordial conocer primero cada uno de estos elementos y como es su ciclo natural armónico, del mismo modo que necesitamos conocer como “curar” la energía si no está en buena disposición.

El Agua.

Es una energía irregular identificada con formas onduladas, el agua no puede contenerse en las manos, pues  se escapa de entre los dedos, es una energía que podemos darle movimiento mediante fuentes o cascadas, el rio o el mar son mayores cantidades de agua, es la sangre de la vida y podríamos decir que nada existe sin agua, nuestro cuerpo contiene agua en su mayor parte.
Es uno de los elementos mas potentes y delicados utilizados en feng shui, activará energías del espacio, sobre todo si la colocamos en movimiento como en una fuente o en un acuario, e incluso en imágenes, si éstas reflejan movimiento, pueden afectar el descanso de las personas, una gran cascada en un dormitorio puede activar muchas emociones… también limpia por lo que si pintas de azul tu dormitorio (aunque no es lo mas recomendable) producirás una limpieza emocional profunda, quizás después de hacerlo descubras que no deseas estar con la persona que compartes el dormitorio… las energías del espacio nos influyen mas de lo que sabemos, puesto que todo lo que hay a nuestro alrededor se complementa con nosotros, cualquier cambio en el mismo, producirá un efecto en la realidad que experimentamos como tal.
Identificamos el elemento agua en los colores azules, las formas irregulares o onduladas, y en los objetos de cristal y el agua misma de fuentes o recipientes.
Su estación es el invierno.
Las palabras feng shui son “viento y agua”, por lo tanto este elemento esta intrínseco en la propia definición de la técnica.

La Madera.

Representa el crecimiento, todo lo que tiene que ver con creatividad y nutrición. Los arboles frondosos y grandes nos simbolizan salud y vitalidad, la primavera es la época del elemento madera, cuando todo nace y florece de nuevo, nos sentimos mas creativos, alegres y vitales, salimos del letargo del invierno.
La madera es alimentada por el agua en su ciclo natural por lo que el agua apoya y nutre el elemento de la madera, cualquier objeto o color asociado a la madera como plantas, flores, colores verdosos, formas verticales que simulen crecimiento nutrirá y apoyará el elemento madera, pero también todo lo asociado al agua nombrado anteriormente lo apoyará.
Cada elemento puede presentarse en armonía o no, esto lo iremos comprendiendo mas adelante cuando hablemos de las energías del tiempo, ya que dependiendo de su periodo, ya sea mensual, anual o incluso diario, la energía de cada elemento puede ser en crecimiento, en su plenitud, puedes estar desgastada o “muerta” en el sentido que su época ya no es favorable. Donde mejor se comprende esta explicación es con el elemento madera: sabemos que una planta en primavera esta en nacimiento y crecimiento muy potente, cuando llega el verano está en su plenitud pero ya empieza a secarse, en otro caen las hojas y en invierno parece “muerta”, de nuevo sin embargo en la primavera vuelve a renacer…
Este mismo ciclo de vida (recordemos que estamos en un universo en constante cambio) se reproduce tanto en los meses de todo un año como en ciclos de años, por lo tanto los elementos según el ciclo o “periodo” como se llama en astrología china tendrán un tipo de energía o chi u otro.
De momento nos quedamos con esta explicación, mas adelante explicaré con mas detalle estos ciclos, hablando del calendario chino.
La madera en su ciclo natural apoya o alimenta el fuego.

El Fuego.

Este es otro de los elementos muy poderosos en feng shui ya que el fuego puede avivar y calentar las energías cuando están debilitadas pero a su vez puede “destruir” o quemar, es transmutador, lo usaremos en detalles cuando no conocemos todas las energías de un espacio, ya que  lo que deseamos es conseguir unos cambios sutiles que produzcan una alteración del chi moderada.  Siempre es mejor obtener un resultado aunque quizá no tan rápido, con un efecto positivo y equilibrador.
El fuego está representado por los colores rojos, naranjas, granates… las imágenes de fuego, las luces, las velas, todo lo que produzca calor y luz, también los seres vivos en movimiento, como imágenes de animales y de las personas representan el elemento fuego. Las formas piramidales, cónicas , el triangulo es también representativo del elemento fuego, por ello cualquier objeto con dicha forma aunque su material o color no se asocie al fuego , lo será por su forma de igual modo. La energía en si que produce movimiento proviene de la combustión, por lo tanto el lento fuego es primordial para que el mundo pueda moverse. El Sol representa el elemento fuego en su máxima expresión y el quien aporta la vida a nuestro planeta, el fuego y el agua son los dos elemento mas poderosos en feng shui, que hay que tratar con cariño para que su fuerza sea constructiva.

La Tierra.

Vivimos de la tierra, es quien nos alimenta, la historia de la humanidad esta ligada al trabajo de la tierra. Este elemento es sinónimo de protección y de seguridad, nos aporta equilibrio, orden y serenidad, la inversión en la tierra siempre ha tenido un factor asociado de seguridad.
Identificamos este elemento con los colores amarillo y terrosos, toda la gama de marrones y beige, también las imágenes de montañas, las playas arenosas y la propia arena utilizada como elemento decorativo nos apoya este elemento. Una forma de introducir la serenidad en nuestro hogar es pintar las paredes en un tono beige muy claro, esto aportará seguridad y equilibrio a la vivienda. También detalles de rojo (elemento fuego) ayudarán a la tierra a aumentar su poder, sin embargo como veremos mas adelante en este libro, este elemento esta asociado y tiene una importancia alta en lo que llamamos aquí como “el feng shui del miedo” ya que las dos energías mas negativas de las estrellas voladoras son elemento tierra, por lo tanto cuando las encontramos en el espacio deberemos evitar activarlas con el fuego.
Tenemos que ir entendiendo que todos los elementos tienen una parte positiva y otra negativa , es la polaridad de los opuestos en el mundo dual en el que vivimos, por lo tanto nosotros identificamos el elemento, luego vemos su polaridad y mas adelante equilibramos las energías de modo que, en lugar de potenciar una energía negativa la debilitamos, y cuando este mismo elemento se presenta en modalidad positiva lo alimentamos, así pues vemos la importancia de conocer si el  elemento o energía que tenemos en nuestro espacio es positivo o negativo para poder alimentarlo o “curarlo” debidamente.

El Metal.

Este es el elemento que nos servirá para “curar” la tierra cuando se nos presente en forma negativa. Puesto que es alimentado por ella, la reduce en forma natural cuando lo acompañamos a ella. Estas son las “curas” naturales que utiliza el feng shui, siempre utilizando los cinco elementos. En este libro también las usaremos aunque llegará un momento que verás que iremos mas allá de ellas, aunque las seguiremos utilizando como cura del espacio, incluiremos un factura espiritual que es quien hará el cambio definitivo tanto en el espacio como en las personas que habitan en el… pero sigamos…
El metal es el elemento que reduce la tierra pero también es quien alimenta el agua y de ese modo vemos como se completa el circulo de alimentación.
Encontramos el metal en las joyas y piedras preciosas, todo tipo de metales, el oro y la plata, y también los cuarzos energéticos que son los que utilizaremos como cura práctica y de fácil aplicación en los espacios.

Al conocer un poco los cinco elementos podemos ir comprendiendo como funciona el arte del equilibrio en el feng shui.

Es imprescindible conocer el funcionamiento de la interacción de los elementos entre si para poder realizar los cambios adecuados e un espacio. Esto lo resumen y simplifican los llamados ciclos de los elementos, que son básicamente dos, pero en realidad son cuatro.

El ciclo de alimentación:

Este es el que ya hemos visto cuando te he ido explicado cada elemento pero lo conoceremos aquí como ciclo de creación o de alimentación:
El agua alimenta la madera.
La madera alimenta el fuego.
El fuego alimenta la tierra.
La tierra alimenta el metal.
El metal alimenta el agua.

El ciclo de reducción:

Es el mismo ciclo que la alimentación pero al revés, es decir cuando un elemento alimenta a otro , al hacerlo se debilita, pero esa forma de debilitarse es para lo que fue concebido , es decir forma parte de su naturaleza, por lo tanto cuando se debilita al alimentar a otro elemento de forma natural lo hace con alegría y cumpliendo su función. Por esa razón este es el ciclo mas utilizado en las curas de feng shui clásico, por que nos sirve para debilita un elemento que no nos es favorable del modo que este elemento se siente cómodo: alimentando a su siguiente elemento en el ciclo de la naturaleza, del mismo modo que una madre alimenta a su hijo y es feliz al hacerlo…

Este ciclo se presenta pues del siguiente modo:

El agua es debilitada por la madera.
La madera es debilitada por el fuego.
El fuego es debilitado por la tierra.
La tierra es debilitada por el metal.
El metal es debilitado por el agua.

Ha simple vista puede resultar un poco confuso saber que elemento poner cuando estamos curando o activando ya que el ciclo es el mismo que el anterior sin embargo funciona al revés, me explicaré.

Si yo tengo un elemento agua positivo lo potenciaré colocando agua y  METAL.
Si yo tengo un elemento agua negativo lo debilitaré colocando MADERA.

Si yo tengo un elemento madera positivo lo potenciare colocando madera y AGUA.
Si yo tengo un elemento madera negativo lo debilitare colocando FUEGO.

Si yo tengo un elemento fuego positivo lo potenciare colocando fuego y MADERA.
Si yo tengo un elemento fuego negativo lo debilitare colocando TIERRA.

Si yo tengo un elemento tierra positivo lo potenciare colocando  tierra y FUEGO.
Si yo tengo un elemento tierra negativo lo debilitare colocando METAL.

Si yo tengo un elemento metal positivo lo potenciare colocando metal y TIERRA.
Si yo tengo un elemento metal negativo lo debilitare colocando AGUA.


Vemos estas imágenes graficas que nos ayudaran a ver estos dos ciclos. Es importante que se comprenda este funcionamiento, en especial de estos dos ciclos para poder realizar las curas adecuadas mas adelante cuando sean necesarias.

Son el ciclo de alimentación y el ciclo de debilitación.

  

El ciclo de control.

Este es un ciclo que es mejor evitar en feng shui, es decir no colocaremos el elemento que controla a otro de forma agresiva ya que esto produce un efecto “revote” en el elemento, a nadie le gusta que le “controlen”, a los elementos tampoco. Así mismo este ciclo tiene dos formas controlar y ser controlado, en los cursos profesionales se llega mas profundo en la explicación estos ciclos, aquí simplemente nos limitaremos a no utilizarlo como cura, ya que aunque pueda parecer que controla una energía en realidad puede activarla, por ello usaremos siempre para curar en este libro el ciclo de debilitación y para potenciar el de alimentación. Sin embargo os muestro el ciclo de control para que lo podáis conocer. Como veréis el ciclo en si también puede aplicarse tanto para controlar como para ser controlado, así que también este ciclo se convierte en dos ciclos  relaciones de elementos, a efectos de este blog evitaremos ambos en la realización de las curas, que no por ello resultarán menos efectivas, ya lo experimentaréis.

Ciclo control
El agua controla el fuego y es controlada por la tierra.
La madera controla la tierra y es controlada por el metal.
El fuego controla el metal y es controlado por el agua.
La tierra controla el agua y es controlada por la madera.
El metal controla la madera y es controlado por el fuego.

Conocer los elementos y sus ciclos de alimentación, debilitación y control es básico para poder empezar a comprender como funciona el feng shui. Otro factor importante es el tiempo para la comprensión de las energías en constante cambio.

En la entrada siguiente haremos una introducción al tiempo en el feng shui y al calendario chino.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 9 periodos

El Bagua – cielo anterior y cielo posterior

Todo está vivo...